Sábado, Agosto 15, 2020
Pin It

enfoque familiar

El enfoque familiar de la práctica de la asistencia sanitaria traslada el centro de la atención desde el individuo al grupo de personas que integran la familia. Este cambio en el objeto de atención significa, por un lado, reconocer y valorar a cada uno de sus miembros en particular y a la familia en su conjunto teniendo en cuenta cada una de sus dimensiones. Y por otro lado, tener en cuenta que cualquier cambio que se produzca en un miembro de la familia tendrá como consecuencia otros en el resto de sus componentes, lo que hace necesario que los profesionales conozcan y valoren tanto los aspectos individuales de cada persona que la integra como la dinámica de relación establecida entre ellos.

Este enfoque familiar se debe aplicar en las circunstancias descritas en el cuadro a continuación:

 

SITUACIONES EN LAS QUE EL ENFOQUE FAMILIAR TOMA ESPECIAL RELEVANCIA 
  • Familias disfuncionales
  • Familias que presentan una utilización excesivamente alta de servicios sanitarios
  • Incumplimiento de las prescripciones y recomendaciones profesionales
  • Presencia de signos y síntomas mal definidos
  • Niños con problemas
  • Enfermedades crónicas
  • Miembros de la familia con niveles de dependencia elevados
  • Problemas de salud mental
  • Addiciones

 

Justificación del trabajo con las familias en la atención primaria

Para progresar en las estrategias de promoción, prevención y recuperación de la salud en atención primaria es imprescindible un abordaje familiar, ya que la familia desarrolla un importante papel de mediadora en la salud de sus miembros.

Algunos de los argumentos que justifican la necesidad de trabajar con la familia desde la atención primaria se exponen a continuación:

La familia es generadora de las creencias y las conductas que desarrollan las personas respecto a la salud y a la enfermedad. Dependiendo de la cultura y las costumbres familiares, los miembros de cada familia asumirán determinados hábitos con relación a la alimentación, el ejercicio, el descanzo, el cuidado personal, etc., que pueden contribuir o no a promover su salud y a prevenir enfemermedades o, por el contrario, pueden constituir un importante factor de riesgo.

La familia es transmisora del concepto binómico de salud-enfermedad, ya que es a partir de las vivencias familiares que las personas integran e identifican qué es estar sano o enfermo. Esta integración se hace fundamentalemtne mediante dos conceptos: uno de tipo perceptivo, que tiene que ver con sentirse bien o mal, y otro de tipo funcional, que valora si en determinadas circunstancias se puede o no desarrollar una determinada funcion biologica o social. Esto es importante porque la percepcion de necesidad de atencion y la utilizacion del sistema sanitario dependerá en gran medida del concepto de salud que tengan las personas y/o familias.

En caso de enfermedad de algun miembro, la atención y cuidados que dispense la familia son fundamentales tanto para la prevencion de complicaciones como para llevar a cavo el tratamiento de forma correcta, asi como para contribuir a una pronta y adecuada rehabilitación. En este sentido, en 1946, Fischer y Dolguer publicaron estudios que corroboran la relación entre el buen control de algunas enfermedades cronicas como la diabetes y el apoyo familiar.

A menudo los problemas de salud que afectan a un individuo tambien afectan a su grupo familiar. Esto sucede porque determinados problemas de salud, como la diabetes, la hemofilia, ciertos tipos de cancer, etc., tienen un componente genético que es muy importante conocer y tener en cuenta al llevar a cabo el abordaje familiar, ya que permitirá realizar una detección precoz que puede contribuir a un mejor pronóstico. Por otro lado, cuando un individuo está enfermo, el funcionamiento familiar siempre se ve alterado en mayor, o menor grado, ya que por ejemplo, si un niño está enfermo, algun miembro de la familia deberá quedarse a cuidarlo; o si es la madre quien está hospitalizada, algún familiar deberá quedarse a cuidarlo; o si es la madre quien está hospitalizada, algun familiar deberá asumir algunos de los roles que ella realizaba, como hacer la compra, cocinar, etc., y también tendrá que cambiar su estructura del tiempo para poder dedicar algunas horas a visitarla, cuidarla y darle apoyo.

Muchos psicoanalistas defienden que los síntomas individuales tienen que ver con la estructura y la vivencia global familiar, ya que es en el seno de la familia donde cada uno aprende a identificar y manifestar sus necesidades de una determinada manera y de una forma mas o menos inmediata. Si en la familia se presta poca atención a los síntomas, seguramente la persona necesitará sentirse mal durante mucho tiempo y presentar síntomas importantes para decidirse a acudir al sistema de salud.

La atención continuada a las familias constituye un excelente punto de partida para identificar cadenas epidemiológicas y exposiciones a factores de riesgo. En ocasiones, es a través de la observación de cómo la madre prepara el biberón en el domicilio que los profesionales identifican el origen de las diarreas del bebé para las que no se había encontrado otra explicación posible. Esta atención continuada es también fundamental para aumentar el nivel de salud general y evitar riesgos ligados a los estilos de vida, ya que en definitiva la salud de las familias determina la salud de la comunidad.

Pin It

No tienes permisos para publicar comentarios.