Lunes, Octubre 19, 2020
¿Cuándo realizar un abordaje familiar?
Pin It

La atención familiar supone un cambio táctico y estratégico en la práctica del médico de familia que se centra en trasladar la acción del marco tradicional individual al del conjunto de personas que conforman la familia. Hay que tener una formación adecuada para saber en qué momento conviene realizar el tránsito de una atención individual a otra familiar, es decir, tener la capacidad para detectar problemas psicosociales, que permitan poner en marcha modificaciones de la conducta y especialmente estrategias de cambio familiar.

Para realizar estas nuevas tareas se necesita contar con instrumentos de trabajo que permitan acercarse a la familia para conocer su estructura, aprender a analizar sus sistemas de comunicación y de relación, su organización interna y las pautas de comportamiento de sus miembros, saber en qué momento de su intrahistoria se encuentran y a qué acontecimientos estresantes se han visto sometidos.

Selección de casos para un enfoque familiar

En la consulta de Atención Primaria, donde numerosos pacientes son atendidos por múltiples y variadas demandas en corto espacio de tiempo, el médico tiene dificultades para la toma de decisiones y muy especialmente para discernir cuáles son los pacientes que presentan un problema psicosocial y requerirán un enfoque familiar.

Creemos que existen determinados motivos de consulta que pueden sugerir que detrás del paciente identificado subyace un problema psicosocial en el que está implicada la familia.

Recomendamos utilizar un enfoque familiar ante las siguientes circunstancias clínicas:

1. Pacientes con síntomas y signos mal definidos

2. Problemas de salud mental

3. Hiperutilización de servicios

4. Incumplimiento de la prescripción

5. Problemas de adicción

6. Niños con problemas

7. Crisis familiar 

 

Pacientes con síntomas y signos mal definidos

Un número importante de pacientes suelen acudir a la consulta con manifestaciones poco precisas y sin importancia, que tienen un carácter repetitivo y alternante, pasando de queja de un órgano a otro y respondiendo mal al tratamiento. La presencia de estos síntomas imprecisos debe hacernos sospechar que estamos ante un problema psicosocial o una alteración de la dinámica familiar.

 

Problemas de salud mental

Consultar por ansiedad, depresión, obsesiones o fobias debe indicar al clínico que el proceso no tiene un origen introspectivo sino interactivo, es decir, que el enfermo identificado expresa realmente una alteración de la dinámica familiar.

 

Hiperutilizacion de servicios

El uso excesivo de la consulta debe hacer sospechar que el paciente presenta un problema familiar. Esto ya se señaló cuando indicamos que el uso de los servicios sanitarios se relacionaba con elementos incluidos en la familia y que denominamos "cultura sanitaria familiar".

El mecanismo por el que la disfunción familiar aumenta las tasas de utilizacion de los servicios no está aclarado, peo podría deberse a que el paciente con alteraciones en la dinámica familiar presenta más patologias menores o síntomas psíquicos que le obligan a consultar más.

 

Incumplimiento de la prescripción

la falta de adhesión en pacientes con problemas crónicos, EPOC, diabetes mellitus, obesidad, etc., debe considerarse como un signo de alarma que obligue al médico a realizar un enfoque familia, ya sea para implicar a la familia en el control del tratamiento, y en otras ocasiones para investigar la posible existencia de alteraciones en su función. En ocasiones, el incumplimiento de la prescripción está motivado porque el paciente tiene una escasa red familiar y un bajo apoyo social.

 

Problemas de adicción

La adicción a las drogas, el consumo excesivo de alcohol y el abuso de psicofármacos son situaciones que el médico debe considerar para observar a la familia, ya que el origen del problema puede estar en el hogar.

 

Niños con problemas

El niño con problemas clínicos menores que generan un exceso de demandas o los niños que plantean trastornos de alimentación, alteraciones de la conducta, enuresis o encopresis, debe hacernos sospechar de una alteración en la función familiar. Es bastante frecuente que los conflictos de la pareja se expresen a través de la enfermedad del hijo. No obstante, en numerosos centro de salud el médico de familia no asiste a pacientes pediátricos y los problemas de salud del hijo le llegan de forma indirecta, bien porque lo comentan los padres en alguna de sus consultas o porque aparecen a través de una comunicación informal con el pediatra.

 

Crisis familiar

En momentos de crisis familiar es frecuente que se consulte al médico de familia. Un paciente terminal, el fallecimiento del padre, del cómyugue o del hijo, el embarazo no deseado, el nacimiento de un niño, un intento de suicido o una rotura familiar traumática, generan demandas de forma directa o a través del paciente identificado, que consulta por problemas de salud, demandas que realmente están relacionadas con la crisis. Estos casos requieren un abordaje familiar.

 

BIBLIOGRAFÍA

 - Medicina de Familia. Principios y Práctica. Taylor RB

 

Pin It

Comentarios   
0 # GLADYS 27-05-2018 20:53
Felicitaciones . Todos los artículos son interesantísimos. :D

No tienes permisos para publicar comentarios.