Sábado, Agosto 15, 2020
Pin It

anciano_fragil

Concepto de Anciano Frágil

Se entiende por anciano frágil a " aquel que, por sus características de pérdida de función reciente o incipiente o por poseer una serie de factores o marcadores de riesgo, está predispuesto a padecer eventos adversos de salud que le lleven a una mayor pérdida de función, progresión hacia la situación de dependencia y, en última instancia, a la muerte " (1).

En Atención Primaria debería considerarse, especialmente, el concepto de anciano de riesgo basado en:

a) eldeterioro funcional leve o reciente, con probabilidad de deterioro mayor, pero potencialmente reversible o modificable en su curso.

b) La presencia de factores de riesgo.

La persona puede mostrarse con una alteración leve o inaparente en su funcionalidad en los primeros estadíos, y aunque suelen ser independientes para realizar las actividades basicas de la vida diaria (ABVD), una evaluación más consensuda denotará, por lo general, repercusión en algunas de sus actividades instrumentales de la vida diaria (AIVD).

Es fundamental detectar e intervenir adecuadamente en estos estadíos tempranos, ya que es cuando mas posibilidad hay para revertir o modificar la evolución. Son las personas que más interesa captar de una manera sistemática y anticipatoria en la comunidad.

Métodos de detección

Puede realizarse de cuatro formas:

a) Empleando diversos criterios clásicos de fragilidad. Un inconveniente de gran parte de estos criterios y cuestionarios es que están basados en la opinión de expertos y no en la evidencia científica, y se han aceptado a lo largo del tiempo con poco cuestionamiento de su pertinencia y adecuación.

 

CRITERIOS CLASICOS DE FRAGILIDAD 
  • Edad de 80 o más años
  • Vivir solo
  • Reciente pérdida de esposa(o)/pareja
  • Patología crónica con repercusión
  • Deficit auditivo o visual
  • Caídas
  • Polifarmacia
  • Ingreso hospitalario reciente
  • Alteración cognitiva o afectiva
  • Deficiente soporte socioeconómico

 

b) En base a factores con capacidad predictiva de padecer eventos adversos o pérdida de función. Es similar a la anterior pero se diferencia en que se selecciona solo aquellos marcadores y factores de riesgo que hayan demostrado predicción consistente para la pérdida funcional o sufrir resultados adversos de salud, en base a la evidencia científica.

Algunos de estos factores relevantes son:

  • Edad avanzada (mayor de 80 años)
  • Hospitalización reciente,
  • Deterioro cognitivo
  • Comorbilidad (importante si es de patologia osteoarticular, cardiovascular, sensorial o neurodegenerativa)
  • Deficiente soporte o condicionantes sociales adversos
  • Caìdas
  • Polifarmacia

Aunque se han estudiado diferentes marcadores biológicos, no se ha evidenciado su capacidad para marcar o predecir la condicion de fragilidad.

c) Considerando la propia pérdida de funcionalidad. Aunque a la fragilidad se puede llegar por multiples causas, en general sus manifestaciones confluyen en una alteración del funcionamiento físico. En la actualidad, la tendencia que más protagonismo que está adquiriendo es detectar las personas mayores con una disminución reciente o no muy evolucionada de su capacidad físico-funcional (que no presenta importante deterioro en sus ABVD), cognitiva o social, aunque no haya un estado de perdida importante de funcionalidad o de dependencia; en definitiva, basarse en criterios específicos de funcionalidad. La limitación para seguir esta estrategia es la ausencia de herramientas validadas que identifiquen con un valor predictivo alto los sujetos cuyo sutil o insipiente deterioro va a progresar.

Algunas de las opciones adaptadas son:

  • Conjunción, e incluso formacion de cuestionarios de items de AIVD
  • Empleo de cuestionarios que combinan items de AVD (principalmente AIVD) con otras variables predictivas, como la edad avanzada, autopercepción de salud, estado afectivo y cognitivo, o medidas de observacion directa de la funcion fisica (principalmente grado de movilidad y fuerza de las extremidades inferiores)
  • Evaluar la funcionalidad a traves de pruebas breves que valoran la marcha, el equilibrio y la movilidad. Son conocidas como pruebas de ejecucion, y cada vez se emplean más por su sencillez y correlación con las otras pruebas antes mencionadas
  • Empleo de la valoración geriatrica modificada o adaptada, como herramienta propiamente de valoración, enfocada a la funcionalidad; incluso facilitando graduaciones de la fragilidad en leve, moderada y grave.

Es probable que en los próximos años se vaya desarrollando la detección de la fragilidad en base a un "estadio preclínico" de la misma, que profundice en la determinacion de unos marcadores fisico-biológicos que determinen que personas son probablemente las que van a discurrir por un camino de pérdida de funcion y deterioro. La disponibilidad de los marcadores objetivos biológicos o físicos solventaria gran parte de los inconvenientes de la valoración funcional en las fases incipientes o preclinicas de deterioro. La sarcopenia (perdida de masa muscular) parece un dato importante en este sentido.

A continuación presentamos las recomendaciones del programa de actividades preventivas y de promocion de la salud 2005 (PAPPS), respecto a la deteccion de ancianos de riesgo:

RECOMENDACIONES PAPPS 2005 PARA LA DETECCION DE ANCIANOS DE RIESGO
  • No podemos recomendar el uso del cuestionario de Barber como herramienta de cribado de anciano de riesgo por sus deficiencias estructurales y de contenido y por la falta de evidencia de su utilidad.
  • La valoracion funcional parece constituir el principal metodo para la determinacion de la fragilidad en el medio comunitario de atención.
  • Es clave centrarse en la detección precoz de la pérdida funcional.
  • La intervención ante factores predictores consolidados de deterioro posterior, constituye un metodo a considerar hoy en día.

BIBLIOGRAFIA:

  • Tratado de Medicina Familiar y Comunitaria, 2da edicion, SEMFYC.
Pin It

No tienes permisos para publicar comentarios.