Jueves, Octubre 19, 2017
Pin It

"La alfabetización en salud trata de cómo las personas entienden la información sobre la salud y la atención sanitaria, cómo aplican esa información a sus vidas, y como la utilizan para tomar decisiones y actuar en consecuencia. La alfabetización en salud es importante porque condiciona la salud de las personas y la seguridad y calidad de la atención sanitaria que reciben. Los bajos niveles de alfabetización individual en salud contribuyen a los peores resultados de salud, el aumento de riesgo de sufrir un evento adverso y mayores costes sanitarios". Esta es la completa definición que sobre la alfabetización en salud de la Australian commission on Safety and Quality in Health Care.

Un profesor universitario de 42 años de edad, viene a verte porque su presión sanguínea estaba en el límite superior cuando se midió recientemente en una feria de salud. En la evaluación, que de hecho tiene una presión arterial en límites elevados pero es por lo demás normal, incluyendo su peso y pruebas de laboratorio. Usted recomienda reducir su ingesta de sodio y ver si eso baja la presión arterial. Él está de acuerdo y programa una visita de seguimiento en un mes .

En la segunda visita, su presión arterial no se ha modificado. Cuando le preguntas cómo está haciendo con su dieta baja en sodio, el paciente dócilmente confiesa que no sabe en realidad lo que es el sodio, ni sabe qué alimentos contienen sodio. No ha cambiado nada en su dieta.

Unas semanas más tarde, un paciente de 3 años de edad es llevado a la sala de emergencia y más tarde ingresó en el hospital local debido a insuficiencia hepática aguda. La niña tenía una infección respiratoria con fiebre, y se le había dado instrucciones a la madre en una visita anterior de dar su hija acetaminofén para la fiebre. Sin embargo, la madre no entendía las instrucciones de dosificación de la botella, creyendo que la abreviatura “cucharadita” significaba cuchara en lugar de cucharilla. Ella había dado su hija tres veces la dosis apropiada, lo que resulta en el daño hepático posterior.

La alfabetización en salud es la capacidad de los pacientes para encontrar, comprender y utilizar la información relacionada con la salud para tomar buenas decisiones sobre su atención médica y su salud personal. Por desgracia, muchas personas tienen conocimientos limitados sobre la salud, y los médicos a menudo no lo tienen en cuenta en la comunicación con los pacientes. Esto puede llevar a malos entendidos en los pacientes con las recomendaciones médicas, materiales de educación para la salud, etiquetas de los medicamentos. Ellos pueden ser incapaces de buscar información adicional acerca de sus condiciones médicas o pueden no saber qué hacer con papeles de citas y formularios de referencia. En pocas palabras, la confusión del paciente puede conducir a más hospitalizaciones, peor estado de salud, y mayores costos de cuidado de la salud.

Como médicos, es nuestra responsabilidad cerrar esta brecha de alfabetización cambiando la forma de comunicarnos con todos los pacientes, independientemente de lo bien que pensemos nos hacemos entender. En este artículo se explicará cómo hacer para realizar esos cambios.

Recuerde que hay una diferencia entre el conocimiento sobre la salud y la alfabetización básica, la capacidad de las personas para leer y escribir, buscar información, y utilizarla para desenvolverse en la sociedad. El hecho de que alguien tiene buenas habilidades de alfabetización (por ejemplo, un profesor universitario o ejecutivo de una empresa) no significa necesariamente que él o ella tiene buenas habilidades de alfabetización en salud. De hecho, diversos estudios han demostrado que los médicos, incluyendo tanto los médicos en ejercicio y residentes de medicina familiar, habitualmente sobrestiman las habilidades de alfabetización de la salud de sus pacientes y suponen que los pacientes entienden más de lo que realmente hacen.

Debido a que es muy común la limitada alfabetización de salud, se debe asumir que todos los pacientes necesitan y quieren explicaciones fáciles de entender acerca de sus problemas médicos y lo que tienen que hacer con esos problemas.

He aquí cinco recomendaciones para la comunicación con todos los pacientes, no sólo con los que se sospeche un limitado conocimiento sobre la salud:

1. Explicar las cosas sin necesidad de utilizar términos médicos

La mayoría de los médicos, en algún momento de sus carreras, han sido consultados por un pariente o amigo para explicar o “traducir” algo que su médico les dijo. Es probable que haya respondido usando conceptos y palabras que las personas sin formación médica entenderían. Así que, ¿por qué no hizo eso su médico en primer lugar? ¿Por qué no lo hacemos con nuestros pacientes?

Los médicos a menudo se preocupan de que van a ofender a sus pacientes si utilizan términos simples, no médicos al hablar con ellos. Pero si usted es respetuoso y adapta su explicación al nivel de comprensión del paciente, no debe ser ofensivo. En cambio, los pacientes podrán apreciar que entienden lo que su médico está hablando. La tabla de “términos médicos y sus alternativas en lenguaje claro” da algunos ejemplos de términos para sustituir las palabras que utilizamos con frecuencia en la práctica clínica.

 LOS TÉRMINOS MÉDICOS Y SUS ALTERNATIVAS EN LENGUAJE SENCILLO
TERMINOS MEDICOS  ALTERNATIVAS EN LENGUAJE SENCILLO 
 Virus / bacterias  Gérmenes
 Benigno  No es cáncer
Broncodilatador Medicina / Aerosol para abrir los pulmones
Cardiólogo Médico del corazón
Anticoncepción Control de la natalidad
Ecocardiograma Imágen de se corazón
Fractura Hueso roto
Histerectomía Extraer el útero / vientre
Maligno Cáncer
Mamografía Radiografía del pecho

2. Centrarse en sólo dos o tres mensajes clave

En cualquier encuentro individual, como en una visita al consultorio médico, la gente tiende a retener sólo dos o tres mensajes clave. Sin embargo, los médicos a menudo bombardean a los pacientes con información, a veces incluso proporcionan lecciones de anatomía dibujando diagramas de los órganos internos y las arterias coronarias. Los estudios muestran que los pacientes entrevistados justo después de una visita con su médico recuerdan menos de la mitad de lo que se les dijo, en parte porque su médico no resaltó adecuadamente a la información clave.

Puntualizar las cosas que sus pacientes más necesitan saber y hacer hincapié en ellas, en lugar de decirle a los pacientes todo lo que hay que saber acerca de su problema. Si los pacientes quieren saber más pueden preguntar. No sobrecargarlos con información ayuda a asegurar que recordarán la mayor parte de sus mensajes y saber lo que era más importante.

Un modelo útil es el enfoque “Ask-Me-3”, recomendado por la Fundación Nacional para la Seguridad del Paciente. Con Ask-Me-3, se recomienda al médico para contestar (incluso si el paciente no pregunta) tres preguntas:

  • ¿Cuál es el principal problema que se está tratando?
  • ¿Qué necesita el paciente saber al respecto?
  • ¿Por qué es importante hacer eso?

Utilizar este modelo puede ayudar a que los médicos se centran en los mensajes clave y eviten la información innecesaria.

3. Hable mas despacio

Hablar a un ritmo más lento le hará más fácil el entender temas que pueden ser desconocidos para el oyente. Si le preocupa que se incremente el tiempo de la consulta si habla lentamente, tenga en cuenta que limitando la comunicación con los pacientes sólo a los mensajes clave, como se mencionó anteriormente, se reducirá la duración de la consulta.

4. Utilice la demostración

Haga que sus pacientes le repitan las instrucciones que les indicó en sus propias palabras, para que pueda estar seguro de que usted realizó una explicación de una manera que era comprensible.

Los médicos que utilizan el método “demostrativo” tienen mejores resultados. De hecho, los pacientes cuyos médicos utilizar demostrativa tienen 15 veces más probabilidades de tener un buen control de la diabetes que los pacientes de los médicos que no lo hacen.

5. Usar materiales escritos de fácil comprensión

Al igual que sus instrucciones habladas, cualquier información escrita proporcionada al paciente debe ser fácilmente comprensible. Anote las cosas clave que su paciente tiene que hacer, si se está preparando para una prueba de laboratorio, programar una cita con un consultor, o tomar un nuevo medicamento, y asegúrese de que está libre de la jerga médica.

 

Numerosas guías describen cómo crear materiales informativos para los pacientes con conocimientos sobre la salud en mente, pero pocos materiales disponibles efectivamente, cumplen esos criterios. La lista de “Características de los folletos de educación del paciente que los hacen más fáciles de entender” ofrece algunas pautas puede aplicar en la evaluación de los materiales o crear el suyo propio.

 

BIBLIOGRAFÍA

- Fam Pract Manag. 2014 Jan-Feb;21(1):14-18.

 

Pin It

Cynthia Quiroz

Soy Médico Familiar y me encanta poder ayudar a los demás en todo lo que esté a mi alcance. Con esta especialidad siento que puedo llegar más a mis pacientes y lograr aliviar o mejorar sus molestias. Quedé tan encantada que decidí crear esta web con la finalidad de ayudar a conocer esta hermosa especialidad.

Si te gustó lo que acabas de leer, por favor compártelo!! Ayúdanos a que nos conozcan. Muchas gracias


Palabras Clave: alfabetización - salud

Escribir un comentario

Tus comentarios son apreciados para mejorar el contenido de nuestra web, por favor no olvides dejar tus opiniones sobre esta publicación. Gracias.


Código de seguridad
Refrescar

MedicosFamiliares.com es una web creada por residentes de la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria, cuya finalidad es ayudar a dar a conocer esta hermosa especialidad entre los demas médicos y futuros médicos y personas interesadas en ella. El contenido que publicamos es fruto de las revisiones de distintas bibliografias, por lo que intentamos de esta manera ser de interés y utilidad para nuestros lectores.

La Medicina Familiar, es una especialidad muy antigüa y a la vez poco conocida actualmente. Antigüamente a los médicos de familia se les identificaba como médicos de cabecera, el que se hacía cargo de toda la familia, conocia sus hogares, a sus amigos, a sus vecinos, las enfermedades que padecían y problemas que afrontaban. Actualmente desde que se inicio la especializacion de la medicina humana, este enfoque de médico de cabecera se fue perdiendo. La Medicina Familiar busca retomar este abordaje del paciente, teniendo mayor acercamiento a él para brindarle una atención continua en el tiempo y no solo a él, sino a los que le rodean, tanto su familia como su comunidad.

Los Médicos Familiares buscamos atender a nuestros pacientes con amor, respeto, lealtad, comprensión, empatía. Bríndandoles la mejor orientación a sus problemas y orientándoles a encontrar la solución a ellos, tanto en los problemas médicos (relacionados a enfermedades) como en los no médicos. Buscamos ser el amigo del paciente, para que nos identifique como "su médico", es por esto que los médicos de familia somos los especialistas en las personas, los especialistas en ti.

En nuestra página estamos abiertos a recibir los aportes de nuestros lectores, si te encuentras interesado en publicar algún resúmen o apunte, puedes realizarlo, tan sólo contáctanos para indicarte como realizarlo, te estaremos muy agradecidos.